Con solo € 1700, ¡ella concretó la cocina de sus sueños en dos semanas!

Cocina aburrida
Cuando Nate Mitchell y su esposa decidieron comprar su primera casa, debían considerar las opciones detenidamente. Son muchos los aspectos por tener en cuenta a la hora de comprar una propiedad. Especialmente, ¡si nunca lo hiciste antes! Cuando, finalmente, Nate encontró una casa que podía comprar, se dieron cuenta de que esa casa necesitaba que la renovaran por completo, y era necesario comenzar con la cocina. ¡Nate Mitchell y su esposa se embarcaron en la aventura de renovarla con sus propias manos!

Demolición
La pareja amaba su casa nueva, pero se daban cuenta de que la casa aún necesitaba varios retoques para alcanzar un buen nivel. Ya se habían enamorado del resto de la casa, pero inmediatamente se dieron cuenta de que la cocina se convertiría en el centro principal de la renovación. Como sucede con cualquier renovación, lo primero que tenían que hacer era demoler el interior original. Por lo general, ¡ese es el trabajo más fácil!

Un proyecto de «hágalo usted mismo»
Dado que Nate era un hombre hábil y sabía cómo usar bien las herramientas, decidió hacer gran parte de la renovación con sus propias manos. Cuando puedes realizar este tipo de tareas por ti mismo y con tu propia experiencia, tienes mucha más libertad, y también te ahorras mucho dinero.
¡La experiencia de Nate es más que importante para esta joven pareja! Por supuesto que su esposa podría ayudar muchísimo, realizando tareas más pequeñas.

Color nuevo
En lugar de reemplazar todos los gabinetes de la cocina —la mayoría de los cuales aún estaban en buenas condiciones—, Nate decidió que la mejor idea sería darles una nueva mano de pintura. Optó por una pintura con base de aceite porque el acabado con laca ayudaría a retener el brillo durante más tiempo.
Eligió un color crema y tuvo que pintar cada gabinete uno por uno porque el aceite llevaba bastante tiempo en secarse: había que tener bastante paciencia…

Implementación del diseño
La siguiente etapa del proceso de renovación sería mucho más tediosa. Afortunadamente, Mitchell no solo era un hombre habilidoso, sino también perspicaz para buscar soluciones creativas. Después de terminar de pintar los gabinetes de la cocina, avanzó hacia el segmento más difícil de su trabajo: crear la encimera. En lugar de comprar una encimera ya preparada, Mitchell decidió hacerla con sus propias manos. No solo sería barato, sino también muy elegante. Comenzó a crearla en su garaje…

Encimera
Después de lijar todos los bloques de madera que había comprado, comenzó a pegarlos todos juntos. Ya que eligió un pegamento muy potente, tenía que trabajar con mucho cuidado y rápidamente a la vez porque el pegamento se secaba rápido. Definitivamente, esta parte fue la más difícil de su trabajo, pero Nate sabía lo que estaba haciendo…

En pocas horas, Nate había tomado una selección de piezas de madera al azar y pudo pegarlas de tal manera que se convirtieron en una encimera firme y elegante. Todo lo que debía hacer entonces era dejar que se secara.