¡Descubre quién vive en esta casa solitaria en una isla remota!

Las Islas Vestman son unas islas fantásticas, ubicadas al sur de Islandia. Entre estas parcelas de tierra, se encuentra una pequeña isla, increíblemente hermosa, que se conoce como Elliðaey. A primera vista, la isla no aparenta ser tan especial, hasta que observas que hay en ella una casita blanca, que sobresale, en medio de la isla.

Se trata de una casa misteriosa, aislada del resto del mundo, que, naturalmente, alimenta la curiosidad de todos los que desean conocer su historia. ¿Quién viviría ahí? ¿Por qué viviría justo ahí? ¿Cómo hacen para comprar alimentos o adquirir medicamentos? Después de que las fotografías de la isla se volvieran virales en Internet, se hicieron muchas especulaciones. ¿Sientes curiosidad y deseas conocer la historia? Hace unos 300 años, la isla estaba habitada por cinco familias diferentes que vivían de la pesca, la cría de ganado y la caza de frailecillos (una especie de pingüino) en la zona.

Gracias al césped abundante que hay en la isla, al ganado le iba muy bien aquí, al igual que a las familias. No vivían dentro de la casa que está en la isla actualmente; en realidad, vivían en chozas. En algún momento de la década de 1930, los primeros habitantes ya habían abandonado la isla porque habían asumido que su condición de comunidad aislada del mundo haría muy difícil su supervivencia. Se fueron a vivir a Islandia. La isla es hermosa, pero solo está la casita blanca misteriosa, y nada más… El albergue fue construido en 1953 por la Asociación de Cazadores de Elliðaey y fue denominado «el pabellón de caza». La construcción no tiene ni luz eléctrica ni tuberías y, lamento decirlo, ¡tampoco tiene Internet! A pesar de que no hay prácticamente nada, el santuario de la isla tiene una sauna.

Ya que no hay agua caliente ni luz, seguramente te preguntarás cómo puede funcionar aquí una sauna, pero sí hay agua disponible… El agua que se usa para la sauna proviene de un sistema de recolección pluvial ubicado en el albergue. Las numerosas historias que revolotean sobre la casa indican que un multimillonario excéntrico la habita o que la casa fue donada a Bjork, cantante famosa de Islandia. Ninguna de estas historias es verdadera, aunque, al menos, la historia de Bjork tiene una pizca de verdad, ya que la cantante tiene una casa en una isla, pero en la costa oeste de Islandia.

La historia verdadera revela que la casa funciona como refugio de un club local de caza. En algunos casos, los miembros del club llegan al cobertizo para refugiarse y usar la sauna. Lamento decirte que será imposible que entres en esta casa, a menos que seas miembro de la Asociación de Cazadores de Elliðaey o que tengas amigos cercanos que conozcan a un miembro del club.