Contratan a una empleada doméstica, pero pronto se da cuenta de que algo no va bien…

La limpieza es un trabajo arduo y Cara, una empleada doméstica y madre soltera, a menudo tiene dificultades para llegar a fin de mes. Ganaba apenas lo suficiente para mantener a su familia. Trabajó duro e hizo todo lo que pudo para brindarles a sus hijos el futuro que se merecían.

schoonmaakster-huishouden

Cara solía trabajar muchas horas, casi no descansaba, y aceptaba cualquier trabajo de limpieza que le ofrecían, siempre con dedicación y disciplina. Pero un día consiguió un trabajo de limpieza que cambiaría su vida completamente… Un día, Cara fue enviada a la casa de un valioso cliente para que la limpiase. Era una casa enorme con muchas cosas modernas, ¡pero Cara no tenía ni idea de que la propiedad le pertenecía a una persona especial!

schoonmaakster-huishoudster

Ella pensaba que era otro día normal de trabajo: limpiar, ordenar y ganar dinero para su familia. Sin embargo, cuando entró en la casa vio que estaba impecable, así que comenzó a preguntarse qué estaba haciendo allí. Le dijeron que había otras tareas que tenía que hacer, como preparar la casa para una fiesta que el cliente iba a dar esa noche. Esto fue una sorpresa para Cara ya que no era lo que ella esperaba. Esta era una situación bastante rara para Cara, pero todo se volvió más alucinante… Llevaron a Cara a la cocina, donde se encontró con el famoso chef Manny Slomovits. ¡Su primera tarea fue la de degustar algunos de los platos de Manny y decidir si eran lo suficientemente buenos como para servirlos en la fiesta!

schoonmaakster-chef-kok

Cara pronto llegó a la conclusión de que el propietario de la casa debía de ser una celebridad. Por supuesto, no pudo rechazar esta importante tarea y comenzó la degustación gastronómica. El chef le sirvió varios platos, como langosta, filetes y camarones.

chef-kok-huishouden

Cara estaba acostumbrada a comer cosas simples, como espaguetis, en lugar de estos platos gourmet. Disfrutó de la excelente comida que valía cientos, quizás miles de dólares, y pensó que su día no podía ser más alucinante. Pero su día estaba a punto de volverse más surrealista. Sigue leyendo en la siguiente página..