Hombre encuentra un hilo en la pared; cuando lo jala, descubre algo muy especial

Son muchas las historias sobre posesiones familiares secretas y ocultas que fueron enterradas o escondidas durante los años de guerra. A muchas de estas posesiones nadie las encontró nunca más porque los dueños de casa jamás regresaron, y se llevaron sus secretos a la tumba.

zolderkamer

¡Pero hay excepciones! Como, por ejemplo, la historia de Rudi Schlattner. Regresó a su casa paterna después de la Segunda Guerra Mundial para buscar sus bienes familiares que su padre había escondido una vez, antes de que tuvieran que evacuar del país. Su padre, que ya había fallecido, le había enseñado una manera especial de encontrar los objetos escondidos.

zolderkamer

Siete décadas después de la última vez que los vio, fue difícil dar con esos objetos escondidos. Su papá le había enseñado a buscar un trocito de hilo. Una vez que Rudi estuvo dentro de su casa paterna, buscó el trocito de hilo que colgaba desde uno de los paneles de madera. Después de buscar y buscar, vio el hilo y lo jaló, ¡y apenas podía creer lo que sucedió después! Tras jalar del hilo, se desplegaron varios paneles de madera. Entonces, quedó visible un espacio colmado de posesiones antiguas, de hacía varias décadas. Eran los tesoros preciosos que el padre de Schlattner había dejado escondidos ahí cuando tuvieron que evacuar de su casa.

zolderkamer

Schlattner quedó sorprendido al ver que las posesiones aún estaban allí, ya que el techo de la casa había sido reparado numerosas veces con el pasar de los años. Pero su papá había empaquetado muy bien las posesiones: había 70 cajas en total. Schlattner sentía mucha curiosidad por saber qué había dentro de las cajas y comenzó a abrirlas, una por una.
Algunos paquetes, que habían permanecido intactos durante 70 años, estaban envueltos con papel marrón.

zolderkamer

Otros objetos estaban en cajas; por ejemplo, había sombreros, ganchos para ropa, periódicos, pinturas y hasta esquíes. Los paquetes, aparentemente, también contenían paraguas, bolígrafos, mesas escolares, paquetes cerrados de cigarrillos, medallas, libros, soquetes y maletas de manicura. Todos los objetos aún estaban en excelentes condiciones. Cuando Schlattner abrió la última caja, se emocionó mucho al ver lo que contenía; haz clic rápidamente para descubrir qué fue lo que encontró.

zolderkamer

Cuando abrió la última caja se quedó en silencio durante un momento. La última caja contenía todos los juguetes con que solían jugar su hermana y él cuando eran pequeños. Cochecitos, juguetes de madera, animales disecados y muñecas… Desafortunadamente, todos los objetos ahora están en un museo de la ciudad de Ustí nad Labem, en la República Checa. Esto es así porque el Estado puede preservar legalmente todos los bienes alemanes que fueron abandonados durante los años de guerra.